La caída del ‘muro’ de Reinoso de Cerrato

Las obras de perforación del túnel de El Almendro, por el que circulará el Ave, finalizaron ayer

Se suele decir que, a pesar de los pesares, siempre hay luz al final del túnel. Ayer se pudo comprobar de nuevo en Reinoso de Cerrato, justo en el momento en que los operarios de un lado del túnel conseguían abrir un hueco que por fin conectaba los dos sentidos de la excavación. La luz y el aire comenzaban a fluir con libertad por vez primera en el mismo lugar en el que dentro de unos años los trenes Ave volarán a una velocidad punta de 350 kilómetros por hora.

El túnel de El Almendro ya está acabado, y termina también la primera fase de la obra, que ahora se centrará en implementar la superestructura y completar los trabajos necesarios para que los trenes puedan discurrir por la zona con normalidad. Son 840 metros bajo los montes del Cerrato que forman parte de la línea que conectará Venta de Baños, Burgos, Vitoria y la frontera francesa, dentro del Corredor Norte-Noroeste de Alta Velocidad.

Fue el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, el encargado de dar la orden para que se derribara el último escollo entre las dos partes del túnel. A través de un teléfono móvil, Alejo preguntó a Rubén, el operario responsable de ejecutar sus designios, si tenía «buena puntería». Mientras, algunos de los trabajadores se divertían preguntándose si el tal Rubén estaba o no desayunando.

A partir de ese momento, los envites de la máquina perforadora se hicieron cada vez más intensos y cercanos, y las vibraciones en el suelo, más claras. Los presentes aguardaban con impaciencia el momento en que se desplomase la pared, pero ese instante se hacía esperar. Unos minutos más tarde la máquina conseguía abrir un pequeño agujero en la parte superior izquierda de la pared. Desde entonces el proceso se aceleró y los certeros golpes de la perforadora provocaron el progresivo desmoronamiento de piedras y arena.

Fomento ha destinado 31,5 millones de euros a estas obras, que se inscriben dentro del Nudo de Venta de Baños-Torquemada, de 11,9 kilómetros de longitud, y que discurre por los municipios de Soto de Cerrato, Reinoso, Villaviudas y Torquemada. Este tramo comprende además la ejecución de tres pasos superiores, un viaducto de 74 metros que cruza el arroyo del Prado, dos pasos superiores de fauna y dos pasos inferiores. El túnel está formado por un único tubo de 110 metros cuadrados de sección y se ha diseñado para albergar doble vía de alta velocidad. Además, el trazado evita la afección al espacio de la Red Natura 2000 Montes del Cerrato.

 

Fuente: El Norte de Castilla